DATOSDELORMASTER
DATOSDELORMASTER
PORQUE TODOS TENEMOS DERECHOS EN ESTE MUNDO TAN PEQUEÑO
 
DATOSDELORMASTER
Mis Enlaces
De todo como en boutique
Mis Enlaces nuevo
Reflexiones
chistes
eran tres hermanos que se llamaban nadie , ninguno y bobo salieron a nadar perocon tan mala suerte que nadie se estaba ahgando ninguno se metio y bobo salio a pedir ayuda , cuando se encontro aun policia y le conto que nadie se estaba ahogando ,ninguno lo estaba ayudando y el estaba pidiendo que lo ayudaran a lo que el policia le respondio es que usted es bobo.

un huevo al escuchar este chiste se totio de la risa
imagen
notas de opinion
Un cuento autobiográfico Creo que perdí un largo periodo de tiempo al inicio de mi infancia en la escuela, ingrese como” asistente “. Ese era el término que se daba a los niños que aunque estaban en la escuela no estaban matriculados. No recuerdo haber tenido muchos amigos allí, más bien era solitario y en los descansos me dedicaba a jugar en un rincón del patio que era mi lugar preferido con mis amigos imaginarios que a decir verdad eran muchos y que me acompañaron hasta muy entrada mi adolescencia. Si mi destino era ser profesor creo que sí, pues no me atrevo a decir que mis profesores me hayan influenciado; más bien siempre los vi como seres lejanos que cumplían una función la cual era llenarme de información como si fuera un envase, y nunca se preocuparon por lo que me pasaba y si el conocimiento que me estaban impartiendo era el preciso y exacto que yo necesitara. Entre los recuerdos de mis primeros años de estudio no está el de algún maestro aportándome valores; eran de aquellos que pensaban que de la crianza se encargaría mi familia. Tampoco recuerdo que algún maestro se hubiera acercado a mí para querer saber algo más: de porque me iba mal en clase, porque no rendía o a darme ánimos para ser mejor en dichas clases, hasta considero que algunos fueron agresivos de tal forma que el de matemáticas me halo de una oreja porque no le entendía un tema sobre multiplicación, no era respeto lo que les tenia era más bien miedo, entre mas distancia tuvieran conmigo mas tranquilo me sentía. Al igual que la mayoría de los adolescentes que ingresan al bachillerato descubrí que existe un gran cambio. Muchos compañeros son nuevos, así como las rutinas diarias y el trabajo escolar. Y cuando combinamos estos cambios con los cambios estresantes que los adolescentes sufren a esta edad, no resultará sorprendente que en esta etapa pudo tener un impacto negativo sobre mi motivación y auto-estima. Me volví mas descuidado hasta el punto de repetir el grado séptimo, me pegaba mis escapadas de las jornadas de estudio y parece que nunca llame la atención, pues no recuerdo que hubieran mandado a llamar a mis padres por la ausencia reiterada después de la tercera hora de clase al menos una vez a la semana, era una forma de manifestar la tendencia a ir “contra la corriente”, y ver hasta dónde era posible llegar. Fui muy mal deportista, atribuyo al profe de educación física eso pues nunca me motivo a descubrir cualidades físico atléticas en mi; aunque se practicaba deportes que me gustaban como el voleibol. Eso lo aprendí ya cuando me desempeñaba como docente. Claro que mi participación e interés en actividades escolares era baja. Como adolescente me sentí vulnerable, quizás por eso preferí estar apartado y permanecer lo mas anónimo posible. Tal vez por eso siempre los vi lejanos (hablo de los profes), solo me ponían gran cuidado en los exámenes pues daría la impresión de hacerles trampa Hablar de áreas favoritas no creo, todas me parecían rete aburridas creo que por lo magistral que las daban sin originar motivación y siendo casi todas cortadas como con la misma tijera, eso sí cuando me proponían para realizar exposiciones las preparaba muy bien. Los docentes nunca abusaron de sus cargos se ajustaron a las normas y siempre buscaron que se respetaran y se cumplieran ;Aunque estrictos la mayoría en sus clases, claro que no faltaba al que se le podía mamar gallo , por la tranquilidad exagerada que demostraba. Parecía que fuera solo a cumplir para recibir su sueldo y salir lo más ligero posible, pero en su mayoría los maestros siempre se vieron comprometidos quizás no poseyeron las metodologías adecuadas ¿Porque soy maestro? Recién graduado de bachiller, se me dio la oportunidad de ir a la universidad. Quería estudiar salir adelante, tal vez estudie lo que había disponible en ese momento pues pensaba que si no entraba podría perder la oportunidad, por lo que estudie licenciatura en ciencias sociales. En ese momento me pregunte ¿por qué ser maestro si nunca fui un buen estudiante? Ahora que amo esta profesión puedo dar esa respuesta. No nací para maestro pero cada día que me involucre más y más en esto, comprendí que esta era mi vocación. Ahora se porque soy maestro, son tantos las razones y entre ellas podría decir ;que me da la oportunidad de compartir con seres humanos que apenas se están formando como individuos y futuros ciudadanos y tengo la oportunidad de brindar mis conocimientos y transformar aunque sea de forma muy ínfima algo positivo de esos jóvenes y convertirlos en forjadores de progreso para nuestras comunidades. Soy maestro porque decidí que haría con mis alumnos lo que no hicieron conmigo y es preocuparme que estos jóvenes a mi cargo aprehendan el conocimiento y no se conviertan en recipientes para llenarlos de información que repiten correctamente pero no saben que significa. En otras palabras para que nuestros jóvenes dejen de recibir títulos con énfasis en peroratas. Soy maestro porque fuera de enseñar aprendo cada día cosas nuevas. Soy maestro porque creo que puedo dejar la semilla del cambio en los jóvenes, más críticos, participativos y dispuestos a trabajar con responsabilidad y dar soluciones a los problemas que se presentan en la comunidad de andinapolis. Ser mejores ciudadanos para el bien propio y el de Colombia.